Se acabó la historia.
Han conseguido acabar con la paciencia de los ciudadanos, vecinos y visitantes.
Han conseguido acabar con el "caliu" de los chiringuitos pero tampoco ofrecen una alternativa: los que hay medio construidos (pobres titulares, les compadezco por precio y demoras), no funcionan y otros aspectos de un paseo, como entorno y calidad intrínseca (acabados, vegetación, limpieza, estado), tampoco. Por cierto, Sr. Yepes: en Valencia, gobierno autónomo de su misma condición política, en la playa de la Malvarrosa no derribaron chiringuitos: los integraron en el paseo. Los hay para todos los gustos: antiguas casas coloniales, muy coloridas (Casa Navarro) y otros, con singularidades como las vallas hechas con traviesas de vías de tren de madera, etc., donde puedes degustar estupendas paellas, o un buen "all i pebre", o un simple refresco en una terracita. Y un paseo precioso, de diseño, amplio, con buen firme, útil, combinando modernidad y tradición... Invito a todo el mundo a conocerlo y comparar incongruencias con el nuestro.
Te asaltan entonces todas las dudas del mundo y el oscurantismo de El Señor de los Anillos te parece moco de pavo al lado del quehacer de los responsables de los espacios y gestiones públicos. Supongo debe ser una adecuada pócima con un poco de todo: desinformación, división, intolerancia, prepotencia, egoísmo político, inhibición..., y la casa por barrer, como siempre.
Ahora bien, calificar los resultados de lo ejecutado huelga, a la vista de todos está.
Y unos datos para acabar. Antecedentes: se alaba la bondad de nuestras aguas y arena, se califica así, se presume de cantidad y calidad de la limpieza y se conmina a los ciudadanos, especialmente de este pueblo, a colaborar en su buen estado. Expongo: tengo dos hijos y vivo en este pueblo, yendo, como es natural, muchas veces a pasear y jugar con ellos a ese trozo de playa nuestro que, muy generosamente, contribuimos a mantener con nuestros impuestos y tasas. Por dos años consecutivos, en los meses de marzo - mayo, jugando los niños en la arena han contraído importantes conjuntivitis y yo he pisado varias cacas de perro en al arena y en el paseo y me he cortado en las manos con las lascas del bendito suelo de pizarra (en mi pueblo sólo se usaba para tejados, no para pisar). Pregunto: ¿esto es de lo que debemos presumir?. Propongo: sometamos a un mayor cuidado playa y paseo. Incrementemos el número de limpiezas y su calidad. Una vez a la semana en invierno y diaria en verano, y de más de un metro de profundid
Y una fuente de financiación lógica y consecuente: una gran mayoría de los usuarios de paseo y playa no son vecinos del pueblo, pero pueden contribuir a su mantenimiento. ¿Cómo?. Ejemplo Sitges: zonas azules en todo el paseo marítimo todo el fin de semana, a un importe razonable (2,50 - 3 euros) todo el tiempo que quieran. Si alguien hace números, le saldrá una cantidad considerable. Eso sí, con el compromiso de reinvertir en mantenimiento de playa, paseo y su entorno próximo.
Pero para eso hacen falta gestores profesionales, no políticos profesionales, que me temo lo son ya en exceso, olvidándose sus principios de servicio a la comunidad, no sólo a la que les elige, sino a la que gobiernan, y sumiéndose en su apoltronamiento ya tan vituperado.
Pero soy optimista, seguro que mis nietos verán un Castelldefels diferente, aunque sólo sea porque yo soy miope.

Jose Gutierrez
Consultor
Castelldefels
20-12-01