El próximo día 25 de Mayo será día de elecciones municipales. Todos los partidos políticos que puedan y su economía lo permita entraran en el cuadrilátero pugilístico para diversión y gozo de los ciudadanos. Se adornaran las calles con pancartas y panfletos de todos los colores, recibiremos a domicilio programas electorales con propuestas y promesas, prácticamente iguales a la vista de algunos ciudadanos. Lo único que aparentemente cambiara serán los colores y las fotos de los candidatos. El día 23 a las 12 de la noche la izquierda y la derecha dejarán de emitirse improperios. El día 24 será el día de reflexión en casa o en la playa. El día 25 iremos a votar todos, todos los interesados. El día 26 la mayoría de los ciudadanos volverán a sus trabajos. Si todo ya iba bien, en el periódico matutino leeremos que todo sigue igual, lo lamentable será que si algo o mucho iba mal, también leamos que todo sigue igual. Pero lo más lamentable puede ser el día 27 cuando después de la resaca electoral se nos ocurra repasar meticulosamente los programas electorales de los candidatos a la alcaldía y sospechemos que nos hemos equivocado en el voto o simplemente no hemos votado. No pasa nada, simplemente pasarán cuatro años más, yendo bien o yendo bien mal.
Antoni Vilalta Solsona
Candidat a l´ Alcaldía de Castelldefels
CENTRE DEMÒCRATA EUROPEU
y Médico
Castelldefels
28-04-03