Va bien mientras tengamos los puticlubs, que mantienen la economía de esta ciudad. Menos hipocresía por favor.

Jordi Tarruella
Administrativo
29/11/02